En conclusión, un modelo de contrato llave en mano debe basarse en un equilibrio de los derechos y obligaciones entre el cliente y el contratista, y unas asignaciones de riesgo también equilibradas. Asimismo, el contrato debe proporcionar una estructura clara y compacta que facilite su gestión. Por último, el contrato debe ser adecuado para su uso en el derecho de los países cuyas Partes están implicadas en el proyecto de construcción y otras jurisdicciones como los tribunales de arbitraje.
Take the email below from Paperless Post, for example. I love the header of this email: It provides a clear CTA that includes a sense of urgency. Then, the subheader asks a question that forces recipients to think to themselves, "Wait, when is Mother's Day again? Did I buy Mom a card?" Below this copy, the simple grid design is both easy to scan and quite visually appealing. Each card picture is a CTA in and of itself -- click on any one of them, and you'll be taken to a purchase page.
En principio, es responsabilidad del Contratista la elaboración del diseño del proyecto y que éste asegure la instalación para el cumplimiento de las garantías de rendimiento requeridas contractualmente. Si hubiera que tener en cuenta las obligaciones de diseño de forma independiente a las de construcción de la planta, la naturaleza de estas obligaciones y la cuestión de si se han cumplido adecuadamente, sería un aspecto independiente de la calidad y el rendimiento de la planta finalmente construida.
En un Contrato Llave en Mano, el contratista es responsable tanto del diseño como de la construcción de la planta; es decir, realiza todos los trabajos necesarios para la puesta en marcha de la planta por un precio acordado y en un tiempo determinado. No obstante, en la realidad, el constructor tendrá que implicarse activamente en todas las etapas del proyecto. En inglés el término «contrato llave en mano» se traduce como «turnkey contract» y también recibe otras denominaciones como «package contract», «design and build» o «design constructor». En francés se usa la expresión «clé en mains» y en alemán «schlusselffertig». Este tipo de contrato también es conocido internacionalmente por las siglas EPC (Engineering, Procurement and Construction).
Algunos recursos, como libros electrónicos, libros blancos, guías, etc., muestran un valor inmediato y el placer de obtener el libro anula el dolor de llenar el formulario. Además, un recurso de alta calidad es una prueba de autoridad y va más allá de la generación de clientes potenciales para ayudar a establecer la conciencia de marca. Las personas lo recordarán (y lo compartirán) si ven valor real en él.

No todas las franquicias brindan la posibilidad al franquiciado de tener una franquicia llave en mano. Para ello, deben tener estructura y experiencia suficiente con los proveedores responsables. El objetivo es garantizar que los procesos previos a la apertura del local se realizarán coordinadamente desde la central. Un fuerte control de los proveedores con los que ya se ha trabajado previamente es esencial para poder garantizar una franquicia llave en mano al franquiciado.


Recuerda: las llamadas a la acción no se relacionan solo con las páginas de destino. Son relevantes para cualquier tipo de campaña de generación de leads: tradicional o digital. Volantes, sitios web, anuncios en línea o en periódicos, o incluso cuando intercambia su tarjeta de visita con alguien, todos necesitan llamadas a la acción. “Llámame si crees que podemos trabajar juntos”. Es un llamado a la acción.
×